Misa Navidad, el Papa habla de migrantes

Es de quien huye del "Herodes de turno", de quien deja su tierra

(ANSA) - CIUDAD DEL VATICANO, 24 DIC - En su homilía en la misa de gallo de la noche de Navidad el Papa se refirió al drama de los migrantes, al recordar a quienes "dejan su tierra y se ponen en marcha". Jorge Mario Bergoglio celebró la tradicional misa en la basílica de San Pedro junto a cardenales, obispos y sacerdotes. Al retomar una de las temáticas claves de su pontificado, papa Francisco recordó que los migrantes están obligados a "sobrevivir a los Herodes de turno, que para imponer su poder y acrecentar sus riquezas no tienen problema alguno en derramar sangre inocente". En los pasos de María y José "vemos las huellas de millones de personas que no eligen marcharse sino que son obligados a separarse de su seres queridos, son expulsados de su tierra", destacó el Papa, quien por otra parte subrayó: "María y José, para quienes no había lugar, son los primeros en abrazar a Aquel que viene a entregar a todos nosotros la carta de ciudadanía". Durante la ceremonia, el Pontífice estuvo acompañado por un grupo de once niños de todos los continentes del mundo, entre los cuales dos chinos -Yi Linjiang y Valentina Sien Huang, de 7 y 6 años-, un chileno, José Joaquin Vo Teuber Toro (7), y una peruana, Asia Vera Infante (8). Chile y Perú son los dos países de América Latina que Bergoglio visitará en enero. Los párrafos de la Biblia fueron leídos en italiano y castellano, el Evangelio en latín y las plegarias en chino, árabe, portugués, rumano y bengalí. Además de recordar a la condición de los padres de Jesús, a la búsqueda de un sitio para el parto de María, el Papa describió la vida de los emarginados que los acogieron, ante todo los pastores. "Sus condiciones de vida, los lugares donde eran obligados a estar, les impedían observar todas las prescripciones rituales de purificación religiosa y por lo tanto eran considerados impuros", destacó el Papa. Bergoglio también señaló que "su piel, los vestidos, el olor, la manera de hablar, su origen los traiccionaba. Todo en ellos generaba difidencia. Hombres y mujeres de los que había que estar lejos y temer. Se les consideraba paganos entre creyentes, pecadores entre los justos, extranjeros entre ciudadanos". Es a todos ellos a los que se dirige Jesús: "Aquel que en su pobreza y pequeñez denuncia y expresa que el poder verdadero y la auténtica libertad son aquellos que honran y dan socorro a la fragilidad del más débil", destacó Bergoglio. La Navidad marca el tiempo "para transformar a la fuerza del miedo en la fuerza de la caridad, para una nueva imaginación de la caridad, que no se acostumbra a la injusticia como si fuese natural pero tiene el coraje, en medio de tensionea y conflictos, de convertirse en 'casa del pan' y tierra de hospitalidad", indicó el Papa. (ANSA)
RIPRODUZIONE RISERVATA © Copyright ANSA