Armas nucleares son amenaza a humanidad

Audiencia con simposio sobre desarme en el Vaticano

(ANSA) - CIUDAD DEL VATICANO, 10 NOV - "No podemos no experimentar una viva inquietud si consideramos las catastróficas consecuencias humanitarias y ambientales que derivan de cualquier uso de armas atómicas", dijo hoy el papa Francisco. El pontífice recibió en audiencia en la Sala Clementina a cerca de 350 participantes del Simposio Internacional sobre Desarme, bajo el lema "Perspectivas para un mundo libre de armas nucleares y por un desarme integral", promovido por el Dicasterio para el Desarrollo Humano Integral del Vaticano. Del encuentro participan, entre otros, once premios Nobel de la Paz, autoridades de Naciones Unidas y la OTAN, diplomáticos de países como Estados Unidos, Rusia, Corea del Sur e Irán y también fundaciones, organizaciones y sociedades civiles. "Hay que condenar con firmeza la amenaza del uso de armas nucleares, no solo su posesión, sino su mera existencia que es funcional a una lógica del miedo que no involucra solo a las partes en conflicto, sino a todo el género humano", dijo el pontífice. "Aún considerando el riesgo de una detonación accidental de tales armas por un error de cualquier tipo", agregó, dentro de "la complejidad de los desafíos políticos del actual escenario internacional caracterizado por un clima de inestables conflictos". "Un progreso efectivo e inclusivo puede volver realizable la utopía de un mundo sin estos criminales instrumentos de ofensa, pese a las críticas de aquellos que consideran idealistas los procesos de desmantelamiento de los arsenales", añadió ante los presentes. "Así se llenaría un vacío jurídico importante, pues las armas químicas, biológicas, minas antipersonales y bombas racimo son todos armamentos expresamente prohibidos por convenciones internacionales", explicó. Además las armas nucleares "representan una considerable fuente de gastos para las naciones, al punto de llevar a segundo plano las prioridades reales de la humanidad sufriente: la lucha contra la pobreza, la promoción de la paz, la realización de proyectos educativos, ecológicos y sanitarios y el desarrollo de los derechos humanos", dijo Jorge Bergoglio. "Las relaciones internacionales no pueden ser dominadas por la fuerza militar, por las intimidaciones recíprocas, por la ostentación de arsenales bélicos", expresó. "Las armas de destrucción masiva, en particular la atómicas, no generan otra cosa que un engañoso sentido de seguridad y no pueden constituir la base de la pacífica convivencia entre los miembros de la familia humana, que debe en cambio inspirarse en una lógica de solidaridad", exhortó. "Insustituible desde este punto de vista es el testimonio de los 'Hibakusha', los sobrevivientes de las explosiones en Hiroshima y Nagasaki, como de las demás víctimas de experimentos nucleares: -que su voz profética resulte una advertencia sobre todo para las nuevas generaciones!", exclamó el Papa ante los participantes del simposio. "Permanece siempre válido el magisterio del Papa Juan XXIII que indicó con claridad el objetivo de un desarme integral" y llamó a disolver "la psicosis bélica", concluyó Francisco.
RIPRODUZIONE RISERVATA © Copyright ANSA
TI POTREBBERO INTERESSARE ANCHE: